PRESENTACIÓN


El 14 de enero de 2020 se concretó el cambio de autoridades del gobierno central y se instaló un nuevo Congreso de la República. Un día después tomaron posesión las nuevas corporaciones de los 340 municipios del país. De este modo se inició un nuevo ciclo en la vida constitucional de Guatemala, que es, de alguna forma, la oportunidad para iniciar un capítulo distinto en la traumática historia nacional.
Ese nuevo ciclo, como se sabe, estuvo precedido por un período de aguda crisis política e institucional, marcada por una alta polarización sociopolítica. El cambio de autoridades centrales, municipales y de la representación nacional abre la posibilidad de avanzar hacia la superación de la situación señalada, aunque, igualmente, podría derivar hacia escenarios de estancamiento o empeoramiento. Mucho dependerá de la orientación que sigan los actores estratégicos de la vida nacional: el gobierno de la República, el Legislativo y otras instancias del Estado, pero también los actores de la sociedad civil, incluida la academia.
Entre los primeros pasos dados por el gobierno que encabeza el presidente Alejandro Giammattei se encuentra la oficialización de la Política General de Gobierno (PGG), basada en el planteamiento programático divulgado en su momento por el partido Vamos por una Guatemala Diferente (Vamos). A su turno, en mayo de 2019, se publicó el documento Agenda Estratégica 2020-2024, una propuesta desde la Universidad de San Carlos de Guatemala, en el cual se sintetiza el aporte de la universidad estatal para la orientación del país precisamente a partir de enero de 2020.
Estos documentos tienen en común su referencia a lineamientos generales y compromisos del Estado guatemalteco, específicamente los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), el Plan Nacional de Desarrollo: K’atun, nuestra Guatemala 2032, y los Acuerdos de Paz.
En sucesivas ediciones impresas de Revista Análisis de la Realidad Nacional (números 26 a 29) se desarrollaron, a lo largo del pasado año 2019, aspectos generales y específicos de la propuesta universitaria de agenda nacional. Ahora, disponiéndose ya de una formulación oficial de la PGG, se está en condiciones de establecer un diálogo entre las visiones programáticas de ambos planteamientos, con vistas a identificar las coincidencias y las divergencias con un propósito prospectivo: hacia dónde es previsible y deseable que marche el país en ámbitos estratégicos.
Teniendo en cuenta los cinco grandes ejes a los cuales atiende la PGG, en esta edición impresa No. 30 de la RARN se aporta a un diálogo nacional necesario, desde una intencionalidad crítica pero constructiva, con artículos que se ocupan de aspectos medulares de la política general, teniendo en cuenta las reflexiones y propuestas hechas desde nuestro instituto y desde la USAC, sobre esos asuntos y otros relacionados con la vida nacional y universitaria.
En esta nueva edición impresa de nuestra revista encontrarán, amables lectores, un balance inicial de los primeros meses del nuevo gobierno, así como ensayos –en la línea ya indicada- de los analistas del IPNUSAC, Magaly Arrecis, Edgar Balsells, Darío Monterroso, Lizandro Acuña, Adrián Chávez y Cristhians Castillo. En una sección final de la revista incluimos un ensayo de Mario Rodríguez Acosta, miembro del Consejo Editorial de la RARN, sobre la reforma universitaria.
Cuando esta edición 30 de Revista Análisis de la Realidad Nacional se encontraba en la fase final de preparación, en el país y el mundo se estaban acelerando las medidas para hacer frente a la pandemia del Covid-19. Sin duda esta situación derivará en escenarios imposibles de prever cuando se escribieron los ensayos de la revista; sin embargo, consideramos que las reflexiones esenciales de cada uno de ellos siguen siendo vigentes y aportan ideas pertinentes frente a los desafíos que tendrá el país luego de superada la actual crisis.
Geidy De Mata
Directora del IPNUSAC

 


Revista impresa edición 30